Inicio Noticias Bad beats y las quejas de su psicología

Bad beats y las quejas de su psicología

Compartir

Hoy estaremos tratando un poco el tema de la psicología de las quejas acerca de los bad beats. Las historias de bad beats han sido discutidas a muerte en salas de chat y foros de póker.

Un consenso ha emergido:

1. Nunca te conseguirán la simpatía que piensas que te mereces.

Pero hay una historia más profunda aquí:

2. Quejándote de tus desgracias en la mesa puede resultar en más abuso sobre ti.

Lo primero es obvio. No obtienes simpatía porque a nadie le importa. Cada jugador de poker ha perdido con solo dos outs para perder, y no le interesa si eso te ha pasado a ti. Siempre tuve problemas con estos jugadores, especialmente los que repetidamente cuentan estas historias, y para peor, no escuchan las mías.

Finalmente desarrollé una simple regla. Escucho la primera vez. Si vuelven para repetir una historia, les entrego una tarjeta que siempre llevo conmigo. En un lado dice:

“La historia de tu bad beat ha tocado mi corazón. Nunca he escuchado una historia como esa. Tienes mi sincera simpatía. Ahora vete y deja de molestarme.”

Pero la doy vuelta para que ellos puedan ver:

“Perdóname, pero evidentemente me has confundido con alguien que sí le importa. Aquí tienes 100 pesos. Ve y llama a alguien que le interese.”

Bueno, esa es una manera de tomar algo molesto y convertirlo en algo entretenido. Pero es al segundo punto al que quiero llegar.

Hay mucha psicología aquí, en las historias de bad beats así también en el rango de respuestas que la gente tiene que decirle a la persona que cuenta la historia. Vamos a poner en marcha nuestras intuiciones considerando dos situaciones de la “vida real”.

Caso 1: Un bad beat a una persona normal: Un tornado destruyó su casa y su auto. Aquí, el sufrimiento genera simpatía; el dolor de esta persona lleva a otros a la empatía.

Vecinos, amigos y extraños cantan con el objetivo de apoyar. De hecho, el puede quejarse de la injusticia y ellos escucharán. Nadie duda de su sinceridad, nadie le desea más dolor.

Caso 2: Un bad beat a un grupo discriminado. El huracán Katrina golpea New Orleans. La ciudad se llevó lo peor del desastre. Al principio, su sufrimiento llevó a generar apoyo y preocupación.

Pero futuras quejas de abandono e injusticia no fueron recibidas con simpatía sino con desprecio y prejuicio. Esta reacción contra aquellos que claramente sufrían fue muy dramática y sorprendió a muchos.

Pero la mayoría de los psicólogos no estaban sorprendidos. Por un tiempo hemos sabido que los individuos y grupos despreciados que están sufriendo, no generan simpatía o apoyo, sino que más abuso. Cuando no nos agradan los que sufren, nos sentimos cómodos con incrementar su dolor.

De hecho, como ha mostrado el trabajo de Roland Imhoff, este patrón se encuentra cuando, inicialmente, no hay sentimientos negativos acerca de aquellos que sufren.

Espero que puedas ver como esto se aplica a los que cuentan historias de bad beats.

Los que se quejan terminan siendo tratados con más desprecio.

Podremos brevemente vernos a nosotros mismos en sus ojos, tal vez sentamos un poco de empatía, pero básicamente los vemos como criaturas débiles y patéticas que todavía no han aprendido las lecciones de la vida del póker.

Así que, incluso aquellos casos donde el pobre perdedor parece ser simpático, tal vez no lo sea. De hecho, está casi seguramente incrementando el nivel de desprecio en el que te sostiene, buscando infligir más daño en ti en la primer chance que tenga.

Para el jugador de póker, la lección es muy simple. Deja de molestar, no más historias de bad beats. No solo que no obtendrás la simpatía que buscas, sino que estarás bajando el nivel de tu reputación, dañando tu imagen, haciendo que tus oponentes quieran seguir viéndote sufrir.

¿Hay alguna ventaja en hacer esto? Si, pero es una muy difícil de conseguir. Es posible quejarse para poner a otros en tilt, o hacer que seas su objetivo.

Es un error fundamental en el póker tratar de “llegar” a alguien por medio de sus errores y malas jugadas porque te estarás concentrando en los aspectos equivocados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here