Inicio Noticias Kenney: “Soy un lobo solitario en el mundo del poker”

Kenney: “Soy un lobo solitario en el mundo del poker”

Compartir

Tiene 31 años, nació en Nueva York y es jugador profesional de poker. Se llama Bryn Kenney , una de las caras más conocidas del circuito mundial, y pese a su juventud, este particular estadounidense que acostumbra a vestir tanto kimonos como camisetas de la NBA ya está noveno en la lista de jugadores con más ganancias en torneos en vivo.

Sin embargo, Kenney no es un jugador tradicional. Él no se considera así. “Soy como un lobo solitario en el mundo del poker”, asegura. “Veo a todos esos muchachos hablando de manos, sentándose juntos, teniendo sesiones de Skype, WhatsApp, compartiendo estrategias… Yo juego poker por mi cuenta y juego mi propia versión de poker callejero“, se define.

“Hoy me siento japonés así que vine con la bata”

“Aunque para ser honesto –agrega ahora Kenney– hace como unos 5 ó 7 años sí hablaba de poker, pero luego me di cuenta que mi proseso de pensamiento es muy diferente y siento que lo importante es no traicionarse ni rendirse en lo que uno cree que es lo correcto”.

Con un historial de ganancias de US$24.986.421 (+ US$3.827.752 en los últimos seis meses), Kenney se ha ido constituyendo como un jugador temible que tiene en claro sus objetivos: “Mi objetivo es ser el más ganador de la historia. Es simple: me gusta esto. Me divierte viajar por el mundo, volar en business, parar en lindos hoteles, jugar high stakes contra los mejores y más inteligentes jugadores… Es realmente divertido. Por supuesto que el dinero importa, pero mientras pueda ayudar a mi familia, con eso estoy conforme”.

Vive para el poker. Y si está en algún lugar para jugar al poker, él está allí para jugar al poker. Un bad beat no lo envíará de vuelta a la habitación del hotel. “Yo juego. Si estoy aquí, volveré a ingresar. Tal vez si el torneo no es bueno, esperaré hasta el final del registro o algo así. Por lo general no gasto más de tres balas, así que cuando pierdo mi segundo intento, espero hasta el último minuto para volver a ingresar. Ése es mi consejo: ‘tómate un respiro, relájate’”.

Pero no sólo por sus habilidades con los naipes se destaca Kenney, quien ha sabido lucirse por su vestuario, tan amplio como colorido. “Lo del Kimono se trata de cómo te sientes. Tienes que hacerle caso a la corriente… ‘Hoy me siento japonés así que vine con la bata’, pensé el primer día que lo usé. El kimono es para días especiales“.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here