Inicio Noticias Natalie Teh, una pro del poker… y del futbolín

Natalie Teh, una pro del poker… y del futbolín

Compartir

Asia, donde el poker crece una barbaridad, sigue generando nuevos pros con personalidades únicas en el circuito.

La joven malaya Natalie Teh se ha abierto paso a empujones en el circuito asiático, donde solo se ha dejado ver desde hace un año pero ya acumula una docena de cajas.

A nivel global, ese número sube hasta las 23, que no es mala cifra en tan corto periodo de tiempo. Seis de ellas son mesas finales, aunque algunas sean en torneos menores. Con todo, Natalie ya está entre los 1.000 mejores jugadores del GPI y es la 25ª en el ranking femenino.

Buena parte de su fulgurante éxito es haberse sabido colocar bajo el foco que más alumbraba en varios eventos de mucho prestigio. Natalie firmó un emocionante deep run en el Main Event de las WSOP, donde fue 120ª, y destacó en la fase intermedia del EPT Praga, ocupando el liderato al cierre del día 2 del evento principal.

Además, encandiló a Liv Boeree e Igor Kurganov en las redes sociales. La pareja de Team Pros la seleccionó entre docenas de candidatos para recibir un Platinum Pass para el PSPC. Teh se ganó varias entrevistas y mucho tiempo de pantalla durante una de las promociones más mediáticas de la sala más importante del planeta.

Por si faltaba algo, Natalie gana en las distancias cortas. Su entrevista para el South China Morning Post desgrana perla tras perla, poniendo a la vista de la audiencia una personalidad sorprendente y una historia que llama muchísimo la atención.

Natalie empezó a jugar al poker en la Universidad, pero antes de convertirse en jugadora profesional, encarriló su vida hacia el mercado laboral tradicional. Trabajó a las órdenes del director ejecutivo de AirAsia, que la convenció para seguirle a una nueva compañía, iFlix, que pretende hacerle la competencia a Netflix en el mercado local de Malasia e Indonesia. 

“Creo que la última evaluación que oí de la empresa era de unos 250 millones de dólares. Todavía tengo acciones de la compañía, así que les deseo lo mejor”.

Parece un puesto apetecible y con futuro, apenas rebasados los 28 años de edad. En cambio, Natalie se planteó un cambio de aires. El poker iba a ser un hobby mientras buscaba su sitio en el universo laboral, pero acabó siendo el destino final para ella.

“Llámale la crisis de “la cuarta parte de la vida”. Simplemente tuve que parar para pensar en qué quería hacer para el resto de mi vida.

Iflix estaba bien, pero no me veía metida en una oficina para los restos. Me cogí un tempo sabático para acalarar las ideas y viajar un poco jugando al poker antes de tomar una decisión.

Resulta que empecé a ganar más que trabajando. Yo estaba más que feliz con pagarme seis u ocho meses de gastos y viajes, pero me fue muchísimo mejor, así que me eso fue un punto a favor”.

También colaboró en la decisión el despegue de la carrera de su novio, el también pro Michael Soyza. El jugador malayo, que despuntó hace un par de años en los Aussie Millions, estál logrando los mejores resultados de su carrera y ya está el 18º en la clasificación mundial.

Un último dato cuerioso sobre Teh es que el poker no es el único juego en el que ha conseguido destacar a nivel competitivo. No te lo vas a creer, pero esta mujer era la mejor jugadora asiática de futbolín.

“Entre los 17 y los 21 años jugué muchísimo al futbolín. Empecé por diversión, pero llegué a ser muy buena, a jugar torneos y a competir a nivel internacional.

 Fui la número uno de Asia durante tres años antes de empezar a trabajar. Pero lo he ido dejando, y ahora el poker está muy por encima del futbolín”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here